×

Error

There was a problem loading image Baner%20familia%202016.jpg

There was a problem loading image banner%20ejercicios%20espirituales.jpg

Se ha confirmado la visita del Santo Papa Francisco a Colombia,  del  6 al 10 de septiembre a las ciudades de Bogotá, Medellín, Villavicencio y Cartagena. La cual tendrá  como lema “Demos el primer paso”, donde se resalta que esta visita es una invitación a todos los colombianos a dar el primer paso para construir la paz con la ayuda del Papa Francisco “misionero de reconciliación”, según el comunicado dado por la oficina de prensa de la Santa Sede.

 

Esta visita invita a todo el pueblo colombiano a realizar una preparación para recibir el mensaje que traiga su santidad y poderlo recibir donde quiera que cada uno se encuentre ya sea de manera directa si es posible o través de los medios de comunicación, ya que será un momento histórico  que llegará a los corazones de todos los que lo escuchen.

 

“Tenemos que abrirnos  para recibir el mensaje que el Papa nos traerá, es disponer el interior para escuchar su palabra, la cual llegará a cada corazón. También debemos mirar cómo se hacen organizaciones para aquellos que puedan, se unan y logren participar en los lugares más cercanos donde estará.  A demás comprendo el afecto del pueblo por el Papa y el querer que se realice su visita en el sur, inquietud que llevaré en su debido momento al nivel nacional”, manifestó el Señor Arzobispo, Iván Antonio Marín López.

Es así como el Papa sería el tercer pontífice que visita Colombia, primero fue Pablo VI en 1968, la cual duró dos días;  luego fue Juan Pablo II en 1986,quien  estuvo en el país por siete días y ahora es el Papa Francisco quien estará por cuatro días.

Se espera que los caucanos también se preparen para esta visita, desde sus parroquias y de manera personal, interiorizando la importancia de este momento,  sembrando esperanza en los corazones, recordando que el primer paso comienza por un cambio personal, no sólo de un momento sino de cada día y que se vea reflejado en el amar y perdonar a los más cercanos y a aquellos que seguro han causado también dolor, para contribuir a una paz desde la reconciliación personal que lleve a un país con sueños y creando nuevos horizontes.