CASA ARQUIDIOCESANA DE RETIROS “BETANIA”

CASA BETANIA: Hermana Lucía Rossi

Dirección: Calle 73 N° 8-08, Barrio El Placer, Vía Las Guacas

Teléfono: 8246616; cel. 3206825342

e-mail:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

ATENDEMOS TODA CLASE ENCUENTROS, RETIROS , CONVIVENCIAS Y REUNIONES DE INSPIRACIÓN CRISTIANO CATÓLICA.

Con el fin de vivir el gozo del encuentro con el Señor Jesús según la propuesta evangélica de la visita de Jesús a Betania, donde vemos a María rindiendo su homenaje a Jesús con un gesto cariñoso: lo unge con perfume de la mejor calidad y en abundante cantidad, el amor de María es un amor agradecido que se desborda completamente. Hacia el año 2000 el  Señor Arzobispo Iván Marín López con su celo de pastor con el fin de tener un sitio para que  sacerdotes, religiosos – religiosas – diáconos – seminaristas – grupos apostólicos y fieles en general realicen sus retiros espirituales, convivencias, talleres, desiertos,  dio los primeros pasos para esta meritoria obra.

El 17 de enero del año 2001 Mons. Iván, después de varios diálogos con la Reverenda Madre Maurizia GIULIANI – superiora general de las hermanas Agustinas, concretó la propuesta para que esta Comunidad atendiera la nueva Obra. Se inician los trabajos de adecuación  a finales del mes de enero del  año 2001

El 14 de febrero de 2002  según decreto 0344 el Señor Arzobispo erige la casa religiosa de la Congregación de las Hermanas Agustinas en la ciudad de Popayán, en la casa de Retiros y Convivencia Betania en el barrio El Placer de la ciudad de Popayán, y les confía la terea de ser las encargadas de dirigir y animar la Casa y organizar la atención de sacerdotes, religiosos y laicos que necesiten acudir a este lugar.

A lo largo de estos 14 años de trabajo las instalaciones han sido reformadas con la adecuación de cómodas habitaciones, amplio salón de conferencias, y una capilla recientemente terminada que invita a la oración y al recogimiento. Y para prestar un óptimo servicio de alimentación se ha ampliado el comedor y la consecución de nuevos implementos de cocina.

Actualmente  se trabaja en la construcción de nuevas habitaciones y salones para el trabajo de grupos, pues ya la Casa ha resultado insuficiente.    

Las Hermanas no solo han prestado sus servicios en la Casa sino que han atendido familias y comunidades cercanas, realizando misiones en los tiempos fuertes, realizando un gran trabajo de acogida y evangelización.

El Señor Arzobispo  les reitera una vez más el  agradecimiento por el servicio que prestan a Dios en esta Iglesia particular de Popayán, y a su vez les solicita que la comunidad continúe prestando este servicio necesario para la animación misionera de la Arquidiócesis, y así permitir que el reino de Dios siga creciendo y dando los frutos que El espera con el aporte de todos.