57       Tres Valores no negociables

Se reafirma en este plan global de pastoral que son principios firmes y nunca negociables los que siempre ha sostenido la Iglesia porque están inscritos en la naturaleza misma y son comunes a toda la humanidad. Son:

Ø  Protección de la vida en todas sus fases, desde el primer momento de su concepción hasta su muerte natural.

Ø  Reconocimiento y promoción de la estructura natural de la familia, como una unión entre un hombre y una mujer basada en el matrimonio, y su defensa ante los intentos de hacer que sea jurídicamente equivalente a formas radicalmente diferentes de unión que en realidad la dañan y contribuyen a su desestabilización, oscureciendo su carácter particular y su papel social insustituible;

Ø  La protección del derecho de los padres a educar a sus hijos. La acción de la Iglesia en su promoción no es de carácter confesional, sino que se dirige a todas las personas, independientemente de su afiliación religiosa.

59       Programas privilegiados

–  la formación inicial y permanente de los seminaristas, religiosos, presbíteros y diáconos permanentes

No hay duda que la formación inicial y permanente de los discípulos misioneros, constituye una de las estrategias principales en nuestro Plan de Nueva Evangelización.

60       Como nos dice el documento de Aparecida, “La vocación y el compromiso de ser hoy discípulos y misioneros de Jesucristo en América Latina y El Caribe, requieren una clara y decidida opción por la formación de los miembros de nuestras comunidades, en bien de todos los bautizados, cualquiera sea la función que desarrollen en la Iglesia. Miramos a Jesús, el Maestro que formó personalmente a sus apóstoles y discípulos. Cristo nos da el método: “Vengan y vean” (Jn 1, 39), “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14, 6). Con Él podemos desarrollar las potencialidades que están en las personas y formar discípulos misioneros…”(DA 276).

61       Esta formación debe ser un proceso vivencial que podemos definir como encuentro con la persona del Señor Jesús, ante todo como encuentro pascual con el resucitado…una experiencia que estamos llamados a realizar en la celebración de la Eucaristía, en la escucha de la Palabra, en la oración contemplativa.

62       de los seminaristas

El Seminario Mayor dedicado a la formación de los discípulos y misioneros de Cristo, a quienes el Señor llama a servir en la Iglesia en el sacerdocio,  seguirá ocupando un puesto primordial en nuestra Arquidiócesis..

63       Pero esa formación inicial debe arrancar desde la misma familia, y el ambiente donde se desarrolla su vida previa al ingreso al Seminario. Por eso, Como nos dice Aparecida, si queremos tener pastores según el corazón de Dios, debemos hacer una pastoral vocacional renovada, con un buen acompañamiento de los pastores, y como fruto de un verdadero proceso de nueva evangelización, que invite a los jóvenes al seguimiento del maestro.

64       Bajo la dirección de la Comisión de Vocaciones, se buscará impulsar en todas las parroquias el Comité o ministerio vocacional, en el que los fieles asuman su responsabilidad de ser los animadores de la pastoral Vocacional en la Parroquia, y demuestren de diversas maneras su apoyo por el Seminario y por la formación de los futuros pastores.

65       En la formación de los seminaristas, el Seminario Mayor Arquidiocesano seguirá intensificando sus esfuerzos para que su proyecto formativo esté centrado en el encuentro vivo con Jesucristo Buen Pastor, por lo que “…es fundamental que, durante los años de formación, los seminaristas sean auténticos discípulos, llegando a realizar un verdadero encuentro personal con Jesucristo en la oración con la Palabra, para que establezcan con Él relaciones de amistad y amor, asegurando un auténtico proceso de iniciación espiritual, iniciando intensamente desde el Período Propedéutico…”(DA319). 

66       del clero: presbíteros y diáconos

Sobre los presbíteros y diáconos, encabezados por el Obispo, recae la gran responsabilidad de evangelizar, pastorear, santificar y dirigir a toda la comunidad diocesana. Tiene que ser los primeros sujetos de esta conversión pastoral. 

67       Es por eso que una estrategia fundamental para lograr las metas propuestas en nuestra Plan Arquidiocesano, es que desde la Comisión Arquidiocesana de Pastoral Sacerdotal se impulsen y coordinen iniciativas para que los sacerdotes de la Arquidiócesis “…vivan su ministerio con fidelidad y sean modelo para los demás, que saquen tiempo para su formación permanente, que cultiven una vida espiritual que estimula a los demás presbíteros, centrada en la escucha de la Palabra de Dios y en la celebración diaria de la Eucaristía” (DA191) y sean de verdad presbíteros-discípulos, que tengan una experiencia profunda de Dios, presbíteros-misioneros que busquen a los más alejados, y presbíteros- servidores de la vida, que estén atentos a las necesidades de los más pobres.

68       En cuanto al Diaconado Permanente, restaurado por la Iglesia después del Concilio Vaticano II, seguirá teniendo gran impulso en la vida de la Arquidiócesis. Ya se ven los frutos del trabajo pastoral de los que han sido llamados a este ministerio, en el servicio de la Palabra, de la caridad y de la liturgia. 

69       De los religiosos

No hay duda de toda la importancia que después del Concilio ha adquirido la vida religiosa como una realidad eclesial fundamental en el crecimiento y proyección de la Iglesia. Por eso es tan importante “despertar de nuevo la conciencia del discipulado misionero en quienes han consagrado su vida al Señor y a sus hermanos en las distintas comunidades, tanto femeninas como masculinas (DA 216-224), a quienes llama “discípulos misioneros de Jesús testigo del Padre” (Cf Conferencia Episcopal Colombiana 2.008, La Iglesia en Colombia, 150)

            70       Formación inicial y permanente de los fieles laicos y laicas

Son los laicos quienes constituyen el núcleo fundamental de la Iglesia pues son la mayoría en el pueblo de Dios, la Iglesia tiene cifrada en ellos su esperanza, para que haciendo realidad su bautismo, cumplan la misión de Cristo en el mundo, y por su misión propia y específica recibida en el Bautismo, trasformen  las realidades terrenas con la fuerza del Evangelio, para construir la nueva civilización del amor.

71       Por eso, se debe estructurar y organizar la formación de los laicos en todas las parroquias y adaptar los salones parroquiales, así como El Centro de Pastoral en la Curia diocesana, que sirva de sede y punto de referencia de todas las comisiones de apoyo a la pastoral.

72       los docentes:

Ya que en sus manos está la educación de la niñez y la juventud, y su formación tiene que ser prioritaria, para que responda a los requerimientos y urgencias de la Iglesia y de la misma sociedad, se requiere un programa especial dentro de la pastoral Universitaria y profesional.

73       Como nos lo han recordado nuestros Obispos en su Mensaje pastoral, “no puede dejar de preocuparnos el tema de la educación en Colombia…Es verdad que hemos mejorado en cobertura y profesionalización, pero debemos esforzarnos por lograr una calidad integral de la misma…para que llegue a ser una verdadera formación de las personas en valores auténticamente humanos y espirituales”.

74       Los Párrocos, como pastores de su comunidad, vean en sus escuelas y colegios los lugares privilegiados de su preocupación pastoral y sean como “los capellanes” en estas instituciones, para cumplir adecuadamente con su tarea de educación en los valores cristianos y de formación y promoción 

75         La familia

“La familia es uno de los tesoros más importantes de los pueblos latinoamericanos y caribeños, y es patrimonio de la humanidad entera…   (DA 432). Por eso creemos que también en nuestra Iglesia Arquidiocesana, la familia debe ser una prioridad del trabajo pastoral y hacia ella debemos orientar los más grandes esfuerzos de nuestra tarea evangelizadora.

 76      Los niños y los jóvenes

“La niñez, hoy en día, debe ser destinataria de una acción prioritaria de la Iglesia…, tanto por las posibilidades que ofrece, como por la vulnerabilidad a la que se encuentra expuesta. Los niños son don y signo de la presencia de Dios en nuestro mundo por su capacidad de aceptar con sencillez el mensaje evangélico” (DA 436). “Los jóvenes y adolescentes constituyen la gran mayoría de la población de América Latina y de El Caribe. Representan un enorme potencial para el presente y futuro de la Iglesia y de nuestros pueblos, como discípulos y misioneros del Señor Jesús. Los jóvenes son sensibles a descubrir su vocación a ser amigos y discípulos de Cristo.” (DA 443). 

77       Conscientes de que los niños y los jóvenes constituyen también un desafío permanente para la acción pastoral arquidiocesana, asumimos como tarea prioritaria, involucrar a los niños y a los jóvenes en un proceso permanente de nueva evangelización, que los ayude a convertirse en los discípulos misioneros que la Iglesia necesita.

78       Y en este sentido procuraremos que todas las parroquias, a medida que vayan implementando el proceso de la nueva evangelización y configurando bien el ministerio de catequesis, puedan establecer la “escuela de la fé” como espacio propicio para que los niños puedan iniciar su crecimiento en la fe, pero además puedan promover otras experiencias de acompañamiento a los niños y a los jóvenes como la infancia misionera, grupos de monaguillos, grupos juveniles y misioneros etc.

Capitulo VII: Las comisiones de apoyo para la ejecución del plan

79     El trabajo pastoral, corresponde primero que todo a los párrocos con sus equipos parroquiales, y por eso, es necesario que la primera responsabilidad en la puesta en marcha de este Plan, sea asumida por cada párroco con sus laicos en la Parroquia.

80     El Plan Arquidiocesano de Pastoral, que tiene como objetivo principal, la formación de auténticos discípulos-misioneros entre todos quienes conforman la familia arquidiocesana, supone que ningún estamento debe excusarse de entrar decididamente, con todas sus fuerzas, en ese proceso constante de renovación misionera, que lleve incluso a abandonar estructuras y puntos de vista caducos, que no favorecen la renovación personal y de la Iglesia.

81     Por eso la primera conversión se tiene que dar en los pastores, para que estén dispuestos a hacer un verdadero cambio en su vida y en sus actitudes pastorales “…a favor de la instauración del Reino de vida la vida” (DA 366), en medio de las comunidades parroquiales. “…Obispos, presbíteros, diáconos permanentes, consagrados y consagradas, laicos y laicas, estamos llamados a asumir una actitud de permanente conversión pastoral, que implica escuchar con atención y discernir “lo que el Espíritu está diciendo a las Iglesias” (Ap 2, 29) a través de los signos de los tiempos en los que Dios se manifiesta” (DA 366).

82     Sin embargo, para ayudar al trabajo pastoral de los párrocos, y fortalecer los vínculos de comunión con la Iglesia Arquidiocesana, se organizan las Comisiones Arquidiocesanas de apoyo pastoral que buscarán promover programas y acciones concretas para impulsar y hacer más efectivo el Plan de Pastoral en todas las comunidades parroquiales

83     COMISION  DE ANIMACIÓN DEL PROCESO DE NUEVA EVANGELIZACION

         Objetivo general:

Impulsar en toda la Arquidiócesis la programación, acompañamiento y evaluación del proceso de Nueva Evangelización, buscando que se adecúen algunas estructuras y se provean los recursos hacia este fin.

Metas

1ª      Coordinar la animación y buena marcha del proceso mediante la unificación de criterios en la ejecución de las diferentes etapas.

2ª Cuidar que ninguno se margine, que no se queden algunos grupos y movimientos existentes sin recibir y vivir lo esencial de este proceso

3ª Velar por la formación continua de sacerdotes religiosos, religiosas y laicos para la       unificación de criterios en torno al proceso, mediante la organización de talleres e institutos en colaboración y coordinación con la Red Nacional de Nueva Evangelización.

4ª      Programar y organizar los encuentros Vicariales y Arquidiocesanos de pequeñas comunidades, con la participación de las diferentes zonas pastorales vinculando a todos los movimientos y grupos apostólicos de las Parroquias.

84           COMISIÓN PARA LA ANIMACIÓN BÍBLICA DE LA PASTORAL

Objetivo general

Impulsar, acompañar y difundir el proceso de conocimiento y vivencia de la Palabra de Dios en las pequeñas comunidades, grupos apostólicos y en el Seminario y Parroquias de la Arquidiócesis como medio y respuesta a las exigencias de la Nueva Evangelización, para que la comunidad encuentre en ella su inspiración y sustento en la tarea evangelizadora.

Metas

1ª        Aplicar el Sínodo de los obispos sobre la Palabra para que los fieles estén atentos  a hacer vida las enseñanzas del apóstol y a aplicar todas las orientaciones y líneas de acción pastoral surgidas de esta importante asamblea sinodal  y de la exhortación papal. (Verbum Dei)

2ª        Fortalecer la celebración del mes  y la semana bíblica, como tiempo privilegiado de acercamiento, conocimiento y reflexión de la Palabra.

3ª        Promover la formación de líderes y animadores de la Palabra de Dios a nivel arquidiocesano y parroquial

4ª        Propiciar el fortalecimiento de la Escuela Bíblica del Seminario Mayor y ayudar en la creación de nuevas escuelas en las Parroquias y en las Vicarías.

5ª        Incentivar la lectura orante de la Palabra de Dios, difundiendo en las Parroquias,  pequeñas comunidades, grupos y movimientos, el conocimiento y vivencia de la Lectio Divina como método de oración.

              6ª        Promover y favorecer la difusión de la Biblia en los hogares de todos los fieles.

7ª        Motivar la creación de una verdadera pastoral Bíblica, entendida como una animación bíblica de la Pastoral. (DA 248).

85           COMISIÓN DE PASTORAL LITÚRGICA

Objetivo general

Lograr que todos los fieles laicos y de manera especial los que están viviendo el proceso de la Nueva Evangelización,  actualicen su encuentro personal  con Cristo en cada celebración litúrgica, y de manera  especial en la celebración del  Domingo, preparándola tanto externa  como  internamente, para que al vivir esta experiencia de encuentro con el Señor y con los hermanos, se comprometan a ser discípulos misioneros.

Metas

1ª-Motivar la organización y capacitación de los Comités o Ministerios Parroquiales de Liturgia, como instrumentos de animación y coordinación de la vida litúrgica en las comunidades.

2ª Cuidar y estimular el recto ordenamiento de la liturgia velando porque en toda la Arquidiócesis, se cumplan las normas y orientaciones dadas por la misma Iglesia y haya unidad de criterios.

2-Impulsar iniciativas y publicaciones que mantengan el entusiasmo por la auténtica vivencia de la renovación litúrgica.

Formar lectores, animadores del canto, ministros extraordinario de la comunión etc..

COMISIÓN DE PASTORAL SOCIAL Y CARITATIVA

86     Objetivo general

Fortalecer en todas las parroquias la pastoral social, como vocación y tarea propia del verdadero discípulo, que debe crecer en la solidaridad social, la promoción integral de la persona y el conocimiento de la doctrina social de la Iglesia, para fortalecer su vivencia cristiana en el proceso de la Nueva Evangelización viviéndola virtud teologal de la caridad.

Metas

1ª.Impulsar en todas las parroquias la creación, fortalecimiento y seguimiento de los COPPAS         o  el ministerio de acción social y su coordinación a nivel arquidiocesano, vicarial y de Provincia Eclesiástica, especialmente con aquellos laicos que ya están en la tercera etapa del proceso.

2ª.Procurar la adecuada formación de los agentes de pastoral, sacerdotes, religiosos y laicos en el conocimiento de la doctrina social de la Iglesia.

3ª.Propiciar mediante diferentes iniciativas, el fortalecimiento de los procesos de promoción humana integral, más que del mero asistencialismo.

4ª.Impulsar y coordinar la Campaña de Comunicación cristiana de Bienes en toda la Arquidiócesis, y otras iniciativas, jornadas y compañas de compromiso y solidaridad social

5ª.Favorecer e impulsar programas de prevención, proyección social y atención a la población más desprotegida en coordinación con el Secretariado Nacional de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal

87   COMISIÓN DE PASTORAL VOCACIONAL

         Objetivo general

Promover y acompañar entre los jóvenes de la Arquidiócesis, hombres y mujeres, un proceso de discernimiento y maduración de su opción vocacional a la vida sacerdotal o religiosa, involucrando a las familias y a las parroquias, y haciendo responsable del trabajo vocacional a todos los fieles cristianos, especialmente a los que están vinculados al proceso de la Nueva Evangelización.

Metas

1ª.-Comprometer de manera decidida e integral a todos los sacerdotes, en esta estrategia prioritaria de nuestro Plan de Pastoral, como es el trabajo fervoroso y generoso por la promoción vocacional de discípulos misioneros.

2ª.-Impulsar la  celebración de la Semana Vocacional Arquidiocesana como tiempo privilegiado de trabajo por las vocaciones y motivar campañas de oración constante por las vocaciones sacerdotales  y  religiosas;  dando  mucha importancia a la celebración del jueves vocacional, sacerdotal y Eucarístico

3ª.-Organizar o  fortalecer en cada Parroquia el respectivo Comité Parroquial de Pastoral Vocacional, que unido al trabajo de la comisión arquidiocesana, se comprometan de manera decidida en el apoyo y acompañamiento de la pastoral vocacional.

4ª.-Organizar con los niños y jóvenes ambientes apropiados para el discernimiento, que los estimulen y acompañen en su inquietud vocacional, organizando y creando el Seminario Ambiental en cada parroquial

N.B – El servicio del Club Serra  debe estar vinculado a esta Comisión.  Es un grupo apostólico formado por hombres y mujeres seglares, reconocido y estimulado por sumos pontífices, que sigue los derroteros del Club Serra Internacional actuante en varios países.  Tiene el propósito fundamental de apoyar a los sacerdotes y a las personas consagradas, y a quienes aspiran a estos ministerios, mediante la oración constante, y también con manifestaciones personales que denoten aprecio, como visitas, atenciones sencillas y pequeñas ayudas económicas.

88   COMISIÓN DE PASTORAL SACERDOTAL

Objetivo general

Impulsar y coordinar iniciativas para que los sacerdotes de la Arquidiócesis crezcan en un espíritu sacerdotal que los anime  para su formación permanente, ayude, estimule y acelere el proceso de la Nueva evangelización en las Parroquias, “…vivan su ministerio con fidelidad y sean modelo para los demás, saquen tiempo para su formación permanente, cultiven una vida espiritual que estimule a los demás presbíteros, centrada en la escucha de la Palabra de Dios y en la celebración diaria de la Eucaristía” (DA191) y sean de verdad presbíteros-discípulos, que tengan una experiencia profunda de Dios, presbíteros-misioneros que busquen a los más alejados, y presbíteros- servidores de la vida, que estén atentos a las necesidades de los más pobres. Todos seguirán como guía segura “El Directorio para el ministerio y la vida de los Presbíteros”

Metas

1a     .Programar y organizar los cursos de formación permanente teológico-pastoral para el Clero.

2a     .Programar y organizar los encuentros de integración y formación por años de ordenación sacerdotal

3a     Motivar y organizar la celebración de los ejercicios espirituales de todo el Clero y por Vicarías.

4a     Organizar y motivar celebraciones especiales con motivo del Buen Pastor, Cristo Sacerdote y otras celebraciones religiosas, y encuentros especiales de integración y descanso.

5a     Organizar de manera especial la atención a los sacerdotes jóvenes y a los enfermos, y aquellos que viven situaciones particulares especiales.

6ª El Seminario Mayor continuará coordinando el programa de formación Permanente de los Neo – Presbíteros.

89     COMISIÓN DE PASTORAL PARA EL DIACONADO PERMANENTE

Objetivo General

Procurar que se divulgue y motive suficientemente en las comunidades parroquiales la grandeza de este ministerio, procurando que se de a los candidatos al diaconado “una adecuada formación humana, espiritual, doctrinal y pastoral con programas adecuados,  de tal manera que los candidatos conozcan bien su naturaleza propia que evite crear expectativas diferentes, y por el contario, se decidan con gozo a ser discípulos de Jesús servidor. ( Cf DA 207,208)

Metas

1a     Conformar un grupo de candidatos al Diaconado Permanente, seleccionados de entre los presentados por los párrocos u otras personas idóneas y teniendo en cuenta los criterios señalados en los documentos expedidos por la Iglesia y referentes al Diaconado.

2a     Organizar la formación sistemática de los candidatos al Diaconado Permanente con base en las directivas dadas por el Directorio para el Ministerio y la Vida de los Diáconos Permanentes y las Normas Básicas para la formación de los Diáconos Permanentes y el  Directorio para el Diaconado Permanente en Colombia y las Normas dadas por la Arquidiócesis.

3a    Ubicar a los Diáconos Permanentes en un trabajo parroquial o diocesano concreto, con nombramiento del Señor Arzobispo de acuerdo a sus carismas y a las necesidades pastorales de la Arquidiócesis.

4a.Organizar el acompañamiento y formación permanente a los Diáconos, a los estudiantes de la escuela diaconal a la esposa y su familia”, que les ayude verdaderamente a “ejercer con fruto su ministerio en los campos de la evangelización, de la vida de las comunidades, de la liturgia y de la acción social, especialmente con los más necesitados, dando testimonio, así, de Cristo servidor al lado de los enfermos, de los que sufren, de los migrantes y refugiados, de los excluidos y de las víctimas de la violencia y encarcelados”.(DA 207).

90   COMISIÓN PASTORAL DE LA VIDA CONSAGRADA

         Objetivo general

Prestar un servicio de asistencia, acompañamiento y cuidado a la vida consagrada en sí misma y en relación con cada una de las comunidades parroquiales de la Arquidiócesis, para una mayor crecimiento en su vida espiritual, en su formación permanente y en su compromiso por la nueva evangelización.

Metas

1ª.     Fomentar el encuentro fraterno entre las comunidades religiosas de la Arquidiócesis  y crecer en espiritualidad e integración.

2ª.     Impulsar el espíritu de la reconciliación y del perdón personal y comunitario para crecer en conversión.

3ª      Facilitar un acercamiento a la riqueza del Documento de Aparecida entre las comunidades religiosas a fin de tomar conciencia de nuestra responsabilidad como discípulos y misioneros.

4ª.     Fomentar el conocimiento de cada uno de los carismas mediante la visita y la formación en cada comunidad.

5ª.     Favorecer espacios de esparcimiento, integración y espiritualidad mediante encuentros y celebraciones especiales abiertas a todas las comunidades religiosas.

6ª.     Propiciar entre los religiosos el sentido de pertenencia a la iglesia mediante la participación activa y responsable en las diferentes actividades parroquiales y arquidiocesanas.

91   COMISIÓN DE PASTORAL FAMILIAR

         Objetivo general

Animar, impulsar y coordinar, desde la Comisión Arquidiocesana de Familia, iniciativas que promuevan familias evangelizadas y evangelizadoras y defienda políticas y leyes a favor de la vida, el matrimonio y la familia (cf. DA 437 b, d).

Metas

1ª      Impulsar la formación permanente a los miembros de la Comisión Arquidiocesana y a los integrantes de los ministerios de familia en las parroquias.

2° Asesorar en la creación y fortalecimiento  en todas las parroquias del ministerio de Familia que impulse una verdadera pastoral de atención integral a la Familia

3ª      Capacitar adecuadamente a los agentes de los programas de formación, atención y acompañamiento para la paternidad y maternidad responsables.

4ª      Implementar el servicio de consultoría, consejería y asesoría matrimonial y familiar desde la Comisión Arquidiocesana y hacerlo extensivo a las parroquias.

5ª      Motivar, organizar y  apoyar la celebración del mes arquidiocesano de la familia en cada una de las parroquias de la Arquidiócesis.

92   COMISIÓN DE PASTORAL JUVENIL

            Objetivo general

Promover, fortalecer e impulsar el trabajo de pastoral juvenil en cada una de las Parroquias, para que los niños, adolescentes y jóvenes de nuestra Arquidiócesis, a partir de un renovado encuentro personal con Jesucristo, e involucrados en un proceso permanente de nueva evangelización, se conviertan en apóstoles y misioneros del nuevo milenio.

Metas

1ª      Proveer los recursos humanos,  materiales, de estructura y económicos necesarios para el buen funcionamiento de la Pastoral Juvenil a nivel arquidiocesano y parroquial.

2ª      Sensibilizar y estimular a los párrocos para que se comprometan en un trabajo progresivo  a favor de los jóvenes.

3ª                  Presentar a Jesucristo de forma atractiva y motivante apoyados en la Escritura y los documentos de la Iglesia de manera que los jóvenes lo descubran como amigo, camino, verdad y vida.

4ª.     Buscar nuevas formas de celebración de la fe, de una manera especial la Eucaristía, recuperando una significativa simbología y haciéndola más atractiva y participativa para los jóvenes.

5ª      Ofrecer un programa de formación para los jóvenes, aprovechando el buen número de los que hacen su Primera Comunión y Confirmación y fomentar el surgimiento de los grupos juveniles cristianos orientándolos hacia   objetivos   concretos   y   acompañándolos   en   el   proceso   de crecimiento de su fe.

6.      Vincular de una manera especial a los jóvenes en el proceso de la nueva evangelización y estimular en las parroquias la conformación del Ministerio de Juventud

7ª      Trabajar en estrecha coordinación con la Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis a fin de que los jóvenes puedan descubrir el sacerdocio ministerial y la vida religiosa, como opciones concretas de seguimiento a Jesucristo en el servicio a los hermanos.

 93    COMISION DE PASTORAL CATEQUÉTICA

Objetivo general

Ofrecer apoyo, acompañamiento, capacitación y formación a todos los catequistas de las Parroquias, para que en cada parroquia existan los catequistas necesarios que acompañen el crecimiento de la fé en los fieles.

Metas

1ª      Impulsar en todas las parroquias la ESPAC como espacio formativo complementario al proceso de la Nueva Evangelización, apoyar y fortalecer a las que ya vienen funcionando.

2ª      Procurar un buen seguimiento a los estudiantes de la ESPAC, programar adecuadamente las graduaciones, y velar porque los graduados participen activamente en la catequesis parroquial.

3ª      Apoyar la organización del Ministerio de Catequesis parroquial con las Escuelas de la Fe y la Catequesis Básica de adultos, dentro del proceso de la Nueva Evangelización

4ª      Velar para que se mantenga la unidad de criterios en la catequesis pre- sacramental y se actualicen los manuales

94     COMISION DE PASTORAL UNIVERSITARIA – DOCENTES  Y PROFESIONALES CATOLICOS

         Objetivo general:

Ofrecer acompañamiento, formación y  proyección social a los universitarios, docentes y profesionales  y garantizar espacios en las Parroquias, para que los jóvenes, docentes y profesionales  que se forman y trabajan en los centros de estudio superiores, encuentren un rostro atrayente de Cristo y se decidan a seguirlo con entusiasmo de auténticos discípulos y misioneros suyos. Participando en la construcción de un mundo más justo y solidario

Metas con los universitarios

1ª      Crear un grupo de líderes universitarios católicos de las diferentes universidades del Cauca, que coordinen y promuevan iniciativas para animar la pastoral universitaria en la Arquidiócesis.

2ª      Convocar y preparar actividades entre los jóvenes universitarios que los lleve a sentirse también ellos llamados a ser discípulos y misioneros de Jesucristo.

3ª      Realizar encuentros periódicos con jóvenes universitarios de integración, formación y reflexión para el discipulado y la misión,  contando con el apoyo de los párrocos.

Metas con los docentes

1ª      Gestionar con la Secretaria de educación cursos  de capacitación y talleres con maestros.

2ª      Programar cursos de capacitación y talleres con maestros de la ERE en cada una de las Vicarías, para trabajar sobre currículo, programas y cartillas de los grados o a 11.

2ª      Ofrecer apoyo y capacitación a los sacerdotes para que cumplan bien su trabajo pastoral como capellanes naturales de los establecimientos educativos pertenecientes a su Parroquia y especialmente en los concerniente a la vigilancia de la clase de religión.

3ª      Brindar orientación y expedir los certificados de idoneidad a todos aquellos docentes que cumplan los requisitos señaladas por la autoridad eclesiástica.

4ª      Mantener contactos y coordinar programas  con CONACED y representar a la Arquidiócesis ante los entes departamentales y municipales encargados de orientar la educación estatal y con los establecimientos privados y especialmente los católicos, para un correcto desarrollo de la tarea educativa.

Metas con los Profesionales

1a     Organizar con un grupo de profesionales católicos programas especiales para incidir en el campo político.

2a     Propiciar la vinculación con la Red Nacional de Profesionales católicos

95     COMISION DE PASTORAL MISIONERA

Objetivo general

Impulsar en todas las Parroquias el espíritu misionero, para que entre todos los fieles se suscite cada día más, el gozo y el compromiso por la misión, como tarea permanente y prioritaria de los discípulos misioneros en la iglesia,

Metas

1ª      MMotivar la creación y el fortalecimiento de la Infancia y la Juventud Misioneras y las escuelas de la Fé en todas las parroquias y brindar apoyo para su formación y seguimiento.

2ª      Apoyar las diferentes formas de animación misionera especialmente entre los niños, los jóvenes, las familias, los seminaristas, y los enfermos, para que en cada uno de ellos se haga más efectivo el compromiso por la Misión.

3ª      Celebrar el mes de las misiones como espacio propicio para impulsar el espíritu misionero en todos los fieles de la Arquidiócesis, incluyendo el compromiso con la misión Ad Gentes y creando conciencia sobre la urgencia de ser una Iglesia en estado de misión permanente.

4ª      Estimular la formación misionera de los sacerdotes, religiosas, seminaristas y laicos, mediante el aprovechamiento del curso virtual de formación misionera impulsado por las OMP de Colombia.

5ª      Motivar y organizar la jornada mundial y la colecta misionera despertando en todas las parroquias el sentido de solidaridad y corresponsabilidad con todas las Iglesias del mundo.

96     COMISION DE PASTORAL DE ETNIAS

Objetivo general

Acompañar, impulsar y animar el trabajo pastoral en las etnias indígena, afrocaucana y mestiza en las parroquias de la Arquidiócesis, para que, en el contexto de la Nueva Evangelización y de acuerdo a sus realidades socio culturales y religiosas, se vaya consolidando una Iglesia con corazón y rostro multiétnico, en comunión con toda la Iglesia universal.

Metas

1ª      Promover especialmente el proceso de la Nueva Evangelización desde el conocimiento y la valoración de las culturas afro e indígena, para lograr la encarnación del Evangelio en las diversas culturas.

2ª      Fortalecer el rescate de los valores étnicos, la recuperación de la identidad cultural y la reivindicación de las propias tradiciones de los pueblos indígenas y afrocaucanos.

3ª      Favorecer en las Arquidiócesis, desde la realidad de los afrodescendientes e indígenas, procesos de reconciliación y respeto de la diversidad cultural para lograr la reconstrucción del tejido social y sanar las heridas del pasado.

4ª      Mantener cauces de comunicación y diálogo con las autoridades indígenas y las comunidades afrocaucanas con miras a asegurar el mayor respeto y cooperación en el conocimiento de la misión evangelizadora de la Iglesia, estando abiertos al Espíritu y a los signos de los tiempos.

97     COMISION PASTORAL DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL Y PUBLICACIONES

Objetivo general

Lograr que en la Arquidiócesis y en cada una de sus Parroquias, y especialmente por parte de los agentes de pastoral, se utilicen adecuadamente los medios de comunicación social, como instrumento eficaz en la acción evangelizadora de la Iglesia

Metas

1ª      Fortalecer, motivar y acompañar desde la Comisión,  el trabajo de la Arquidiócesis y de las parroquias en este campo de acción evangelizadora.

2ª      Organizar cada año, al menos un curso-taller de formación en Medios de Comunicación para capacitar animadores y agentes parroquiales.

3ª      Coordinar desde la Comisión Arquidiocesana, la participación  de la Iglesia en los diferentes medios, especialmente en los tiempos fuertes de la liturgia y acontecimientos especiales de Iglesia, y propiciar la producción de material catequístico para los mismos.

4ª      Impulsar la página Web, el Boletín Semanal, el periódico “Iglesia Hoy”, y demás publicaciones de la Arquidiócesis como instrumentos muy valiosos de proyección pastoral.